¿Por qué el café se sirve con un vaso de agua?

Miriam Apolinar Sánchez

Lo importante es aclarar que debe ser agua, no agua con gas.

El agua puede ser una bebida muy humilde pero tiene más valor que solo calmarnos la sed. Además de ser imprescindible para mantenernos hidratados, tiene un gran poder de limpieza del paladar, preparando nuestra boca para recibir cualquier sustancia como se merece.

Por eso los verdaderos sibaritas saben que el agua se debe tomar antes del café, para degustar todos sus matices de aroma, cuerpo y sabor. Así no se enmascaran sus propiedades: es también una buena forma de destapar cafés de mala calidad.

Esta es una tradición nacida en Italia alrededor del año 1920, y por si no lo sabes el Espresso: la bebida principal en base a café de grano se «inventó» en el 1900, y de ahi en adelante el café para los italianos se transformó en un «rito», algo esencial de cada día, y dentro del «rito» comenzó a utilizarse la costumbre de servir junto al Espresso un vaso de agua. ¿Cuál es el idea?

El beber Café es un placer único, por lo que hay que «prepararse» antes de beberlo. Entonces el primer sorbo antes de comenzar a beber el café es para limpiar la boca de otros sabores que se pudiesen tener con anterioridad y así disfrutar plenamente el sabor del grano, ahora una vez degustado todo el café, se bebe el resto del agua para nuevamente limpiar la boca… pero en esta ocasión de restos de cafe y molienda.

Lo importante es aclarar que debe ser agua, no agua con gas, pero lamentablemente por una distorsión en el «rito» comúnmente se sirve agua con gas, soda, lo cual mezclado con el café produce irritación intestinal o acidez.

La actividad corporal que promueve el consumo de cafeína dura tan solo unos 20 minutos. A partir de allí, el sistema nervioso se expresa con sensación de depresión e incluso de fatiga. Para neutralizar este efecto, es suficiente con beber un vaso de agua. Además, eliminará la placa de café que queda adherida al esmalte dental.

Los verdaderos aficionados al café se toman su tiempo para beberlo y primero beben un vaso de agua fresca, para enjuagar la boca, y solo después, comienza la degustación. Por ello, en cualquier cata profesional nunca falta el agua corriente.

La tradición se ha mantenido, aunque el significado ha sufrido algunas modificaciones. Unos tragos de agua antes del café refrescan el cuerpo y permiten una mejor degustación, mientras que unos tragos de agua después del café eliminan el regusto y habilitan a disfrutar de una segunda taza de café.

El café, en la actualidad, se disfruta como una bebida independiente y no como una adición referida a una comida. Pero es muy común que se sirva el café con un vaso de agua, aunque por lo general se ignora el por qué.

Así que ya sabes, acompaña siempre tu café con un vaso de agua, del tiempo o fresca, no demasiado fría.No dudes en pedirlo cuando salgas a tomar un café fuera y anota un punto positivo al local si te lo sirven sin necesidad de solicitarlo. Un buen barista siempre querrá que sus clientes aprecien su valioso café como se merece.

¿Por qué el café se sirve con un vaso de agua?