Incertidumbre por suministro y aumento del transporte, causas del alza del precio del café

Oscar A. Galeana Sánchez

La Organización Internacional del Café (OIC) en su informe mensual señala que por décimo mes consecutivo sube el precio; en agosto llegó a US$ 1.62 la libra, el más alto desde noviembre de 2014.

LONDRES, ING.- Por décimo mes consecutivo los precios internacionales del café se mantiene al alza; ahora en agosto pasado se ubicó en un máximo de US$ 1.62 la libra, el más alto desde noviembre de 2014, así lo señaló la Organización Internacional del Café (OIC) en su informe correspondiente a dicho mes; no obstante, es la incertidumbre de desabasto ante el reporte de Brasil, el principal productor mundial, de una cosecha 25 por ciento menor a la esperada, así como afectaciones derivadas del cambio climático e incluso el aumento en el coste de transportación de las cargas del aromático alrededor del orbe, las causantes de dicha subida en el precio.

La contradicción que vive el mercado mundial del aromático es patente al verse que, después de tres años consecutivos con una crisis de bajos precios, que afectó seriamente la economía y estabilidad laboral de los productores, que subsisten en números rojos y sin rentabilidad suficiente para seguir con sus cultivos y que derivó que buena parte de ellos –sobre todo del sur de América Latina–, prefirieran abandonar el café para sembrar otros granos básico que al menos les da mejores rendimientos con una inversión menos costosa. Ahora, paradójicamente, a pesar de esa contante alza de precios, no les reporta el mínimo beneficio, ya que la mayoría de los recursos se quedan en otros eslabones de la cadena productiva, en específico en los intermediarios que compran a precios ínfimos las cosechas para luego revenderlas a costos superlativos a las grandes trasnacionales del sector.

La OIC asegura que desde hace 10 meses el precio promedio de la libra de café mantiene una tendencia de recuperación: “La firme tendencia al aumento que se observa desde el comienzo del año cafetero 2020-2021 parece confirmar la recuperación de los precios del café tras tres años de bajo nivel”, explicó la OIC en su último informe, sin embargo, está lejos de representar buenas noticias para el caficultor, el menos beneficiado de ese sobreprecio.

Cabe mencionar que la baja de precios en los últimos años estuvo impulsada por sobreproducción de café en el mercado internacional; ahora con predicciones modestas sobre los futuros del aromático, aunado a factores externos como el aumento del costo del transporte y el trastorno de las corrientes en Asia por las restricciones y cierres de emergencia ante el Covid-19, así como la preocupación por escases en el suministro mundial por el cambio climático que afectan a los principales productores, como Brasil o Vietnam, estimulan hacia arriba el precio.

De hecho, el país amazónico sufrió una sequía en 2020 en sus zonas cafetaleras que afectarán negativamente sus predicciones para el ciclo 2022–2023 en 25 por ciento, según coinciden las autoridades agrícolas brasileñas y la OIC.

“Por lo que respecta a la producción que se espera de otros países, se calcula que la de los diez mayores países productores, que representan más del 89 por ciento de la producción mundial, aumentará un 1.1 por ciento y pasará de 149.73 millones de sacos a 151.41 millones”. Sin embargo, tanto en Vietnam como en Perú, dentro del Top10 de productores del mundo, sus cosechas bajarán un 4.9 y 0.8 por ciento respectivamente. Y si bien la OIC pronostica un aumento en Arábica aumentará un 2.3 por ciento –a 99.3 millones de sacos–, se espera una reducción del 2.1 por ciento en la producción de Robustas, a 70.4 millones de sacos.

A nivel regional, se calcula que la producción de África aumente ligeramente, un 0.1 por ciento, a 18.72 millones de sacos; en Asia y Oceanía descenderá un 1.1 por ciento, a 48.93 millones. En cuanto a América Central y México, descenderá un 2.1 por ciento, a 19.19 millones de sacos, aunque en Sudamérica se calcula un aumento del 1.9 por ciento, con 82.79 millones de sacos.