Productores de café piden ser incluidos en el programa «Sembrando Vida

El Mundo del Café Revista

El sur-sureste del país aporta cuanto menos 10 mil hectáreas nuevas de siembra y otras 10 mil de mantenimiento intensivo de este cultivo.

La Asociación Nacional de la Industria del Café pidió al Gobierno de México incluir el cultivo de ese grano en el programa Sembrando Vida.

«El café desde mi concepto debe estar incluido en el programa Sembrando Vida’’, consideró Félix Martínez Cabrera, presidente de la Asociación Nacional de la Industria del Café.

Asimismo, destacó que de replicarse ese programa hacia Centroamérica, tal y como lo ha propuesto el Presidente López Obrador, se puede apoyar a los pequeños productores no sólo de México sino de otras naciones con altos niveles de pobreza y migración.

«Tenemos que aprovechar como México una ventaja competitiva en nuestra posición, somos la entrada de Centroamérica y el caribe hacia nuestro mercado que es muy grande y todavía puede crecer más y hacia el mercado americano’’, aseguró Félix Martínez Cabrera.

Por su parte, el Dr. Félix Martínez Cabrera, titular del Anicafé, reconoció que los estragos de la roya fueron duros para el sector ya que en el punto más álgido se cayó apenas a 2.5 millones de sacos y el grano arábica incluso se fue a menos del 60 por ciento: “De 2014 a 2018 se trabajó en la renovación con variantes tolerantes, las cuales no teníamos o estaban dispersas en todas las entidades productoras; trajimos de otros países y se sembraron acompañadas de un paquete tecnológico y por fortuna, pudimos revertir los números a alcanzar 4 millones de sacos que hoy día producimos y el pronóstico es alcanzar en el presente ciclo números similares, pese a la  pandemia”, sentenció Martínez Cabrera..

El directivo explicó que consecuencia de la contingencia sanitaria, los autoservicios y el e-commerce se favorecieron, lo que obligó a las barras y cafeterías a implementar las entregas y servicio a domicilio; paradójicamente, el consumidor al ver disminuido sus ingresos por la reclusión obligatoria, modifica sus hábitos y ahora busca los solubles y liofilizados por el precio, y conforme se ha recuperado su economía han añadido a las cápsulas .No obstante, también el café tostado y molido se mantiene con crecimiento ya que se incrementó el deseo de preparar en casa una taza de calidad similar a la que consumían en los negocios: “Es un hecho que lo que se hacía en la industria antes de la pandemia ya no será igual” añadió

De tal suerte, Félix Martínez asegura que ahora los productores buscan dar valores agregados a sus cosechas, acorde con las demandas de consumo sustentable que permean en las nuevas generaciones; muestra de lo anterior son los cultivos orgánicos, bajo sombra y naturales, aunque aún se está lejos de las opciones que ofrecen las grandes productoras como Brasil o Vietnam y temas como el análisis d suelo, técnicas de fertilización y aspectos similares, todavía están en proceso de aceptación plena entre los caficultores, sobre todo aquellos de mayor edad, así que todavía hay mucho camino por avanzar; en ese sentido el titular de Anicafe propone promover los nomios verdes que deben otorgarse al cultivo bajo sombra por su administración del CO2 y la generación de lluvias y consideró que el café debería estar dentro del programa gubernamental “Sembrando Vida” en especial en la región Sur-Sureste del país:

“Con estas medidas, calculo que deberíamos alcanzar una producción de al menos 4.8 millones, que fue lo que tuvimos en los año 90,  pero es un hecho que difícilmente esto pasará si no se favorece la labor del caficultor para que tenga mejores beneficios; no olvidemos que sin materia prima, la industria simplemente no subsiste” sentenció.

Por otra parte, Martínez Cabrera explicó que en cuanto a tecnología, existe buenas opciones en el mundo que México puede adaptar sin problemas, pero en particular destaca la de la información, la cual debe llevarse hasta las fincas cafetaleras, ya que de esa amanera se podría facilitar mucho  la capacitación del agricultor.

“Es necesario llevar esta tecnología al campo, si bien la edad de los productores es un detalle en contra, el cambio generacional debe impulsar este desarrollo, Ahora bien, el café bajo sombra es clave para uniformar las prácticas que permitan manejar de manera adecuada al ecosistema de las plantaciones, lo que al final se refleja en una buena taza, Y por último, debemos aprovechar nuestra ventaja competitiva geográfica, pues somos la entrada de Centro y Sudamérica al mercado estadounidense, lo que nos vuelve una plataforma de reconversión y además tenemos acuerdos comerciales, lo que nos da ventajas competitivas” finalizó el titular de Anicafé, durante el conversatorio “La Hora del café” organizado por Yara México.