Orgullo Chiapaneco, es la Unión de Ejidos y Comunidades San Fernando, encabezada por Luis Herrera Solís

Oscar A. Galeana Sánchez

Despojado por un día de sus cargos directivos en AMECAFÉ y el Sistema Producto Café, el caficultor destaca la filosofía de la agrupación: calidad, sustentabilidad y beneficios para todos.

Luis Herrera actualmente funge como coordinador ejecutivo de la Asociación Mexicana de la Cadena Productiva del Café (AMECAFE), así como presidente nacional del Sistema Producto Café, así que sus responsabilidades son muchas, las cuales compagina con su esencia de vida: productor orgánico de café y desde hace más de tres décadas integrante cofundador de la Unión de Ejidos y Comunidades San Fernando. Su entusiasmo se equipara a su amplia experiencia en el sector, la que comparte con su familia y compañeros micro y pequeños productores miembros de la agrupación.

Despojado de la fase directiva, para entrar de lleno a su actividad agrícola, con voz firme pero suave en todo momento, expresa su orgullo de ser cafeticultor: “En estas tierras que amo tanto como a mi familia, que también viven y quieren el campo; dos de mis hijos me acompañan en el recorrido, porque queremos trasmitirles el esfuerzo y dedicación que los socios ocupan en los cafetales  y demostrar nuestra mística, cuidar el medio ambiente y eso significa cuidar la montaña, los caudales de los ríos y que existan beneficios ecológicos, que también representen beneficios económicos a los productores”, explica Luis mientras conduce al contingente al amplio solar en que se ubica las camas africanas, parte del beneficio seco que la agrupación mantiene en Nuevo San Luis, la cual también cuenta con bodega receptora, laboratorio técnico de capacitación y catas y trasformador de composta, todo ello rodeado de verdes montañas y tupidas nubes.

“Tenía 28 años de edad cuando empezamos la agrupación hace 33, fuimos fundadores entre otros, Eladio Gomes Pérez, Ricardo Díaz Sánchez (QEPD), papá de Argelio Díaz Jiménez, Alberto Zomá y su servidor. Hoy tengo 61 años y veo con orgullo lo que hemos logrado y en lo personal, el éxito obtenido por mi hija Silvia de ganar un premio presidencial, el segundo lugar y los premios Femenino y Biodiversidad de Taza de Excelencia 2021, con un café desarrollado por ella en un pequeño espacio y con apoyo de un grupo de mujeres caficultoras, nos satisface enormemente. Asimismo, otro socio, Agustín López Guzmán, alcanzó el décimo tercer lugar”.

“Ese esfuerzo se valora porque recuerdo al inicio de la unión, teníamos que subir a pie hasta estas tierras y muchos de nuestros hijos así lo hicieron, luego fue a caballo y después en coche, pero siempre con amor a la tierra y a nuestro trabajo” indica Herrera Solís visiblemente emocionado.

Y ya que señala el inicio de la Unión de Ejidos y Comunidades San Fernando, Luis también recuerda que detectaron en las tierras altas de la región la ausencia de árboles maderables, que dan sombra y protección al cafetal, así que reforestaron como parte de un proyecto sustentable y de biodiversidad. Asimismo, han diseñado un programa de renovación de plantíos idéntico para todos los socios que además permitan aprovechar al máximo los créditos otorgados por la misma unión a través de su apartado financiero.

“Por ejemplo, cuando tuvimos el ataque de roya hace cinco años, tuvimos que meter variedades como Costa Rica 95 y sarchimor que ahora vemos que también son atacadas por el hongo de la Roya; ahora hacemos trabajo de prevención y metemos ciclo rudo preventivo de Sulfato de cobre que es aceptado por la norma orgánica, con lo que detenemos la roya. Pero al final advertimos que la mejor medida era replantar variedad  geshas y pacamaras, los topacio, los paraísos y todo los granos de calidad que ya vimos se adaptan muy bien a  nuestro ecosistema”

Y es que, por una parte prácticas en campo bien definidas con la máxima tecnología actual da buenos resultados, pero por otra, para este éxito es fundamenta la labor del equipo de catación desarrollado por la Unión, con integrantes experimentados y jóvenes (como el caso de Silvia Herrera, certificada Catadora Q), que se encarga de identificar los cafés de alta calidad de cada comunidad, así como los defectos para corregirlos, tema a veces complicado para algunos productores renuentes a aplicar las recomendaciones.

Luis asegura que gracias al performance al que la Unión somete sus cafés, logran precios muy por encima de la media que se promedia en la Bolsa de Nueva York, que en los últimos años han estado muy bajos: “A veces el quintal no pasa de mil 500 pesos y la Unión ha procurado que entre todos tomemos decisiones con el fin de lograr promedios arriba del precio piso. Con el valor agregado de nuestro café orgánico, hemos logrado 2 mil 500 a 2 mil 700 pesos y ahora estamos en 3 mil pesos. Este año pudimos emparejar a todos los socios, para que el ajuste alcance 3 mil 200 a 3 mil 500 pesos, pero incluso tenemos socios cuya calidad alcanza 4 mil pesos”, señala.

Para la Unión de Ejidos y Comunidades San Fernando, los logros obtenidos por sus socios son reflejo del arduo trabajo y esfuerzo que han invertido en tecnología, capacitación y cuidado de sus plantíos, pero la perseverancia les ha redituado el reconocimiento y respeto del sector. Luis Herrera termina con una reflexión atinada al respecto: “Para cumplir los sueños, deben acompañarse de trabajo. Por ello, la virtud de nuestra Sociedad de Producción Rural es que vamos construyendo a partir del ejemplo; si visitan cualquiera de nuestras comunidades socias, descubrirán que se predica con el ejemplo del trabajo para alcanza el éxito”.