El éxito colectivo, mi mejor recompensa: Silvia Herrera, ganadora del Premio al Café Femenino 2021

Miriam Apolinar Sánchez

La productora chiapaneca está convencida que los triunfos que alcance la Unión de Ejidos y Comunidades San Fernando, deben compartirse con quienes apoyaron para obtenerlo.

Cuando tienes claro que el éxito no es un fin sino la consecuencia de acciones bien hechas y que este debe llegar a todos aquellos con quienes trabajas día a día, es muy probable que ya convivas con él. Un estilo de vida que calza a la perfección esta inteligente, inquieta y audaz joven que además posee una amplia visión en los negocios. Silvia Carolina Herrera Hernández, ocupa hoy un lugar preponderante dentro de la cafeticultura en México, pues a su corta edad es empresaria y productora y ha cosechado éxitos para la Unión de Ejidos y Comunidades San Fernando, una de las empresas sociales de mayor trascendencia en Chiapas y que agrupa a cerca de mil familias de micro y pequeños productores de café.

Uno de esos logros es ser la actual ganadora del Premio al Café Femenino, reconocimiento que otorga el certamen internacional Taza de Excelencia México 2021, de la que también su café, un gesha natural, obtuvo el segundo lugar nacional y el Premio de Biodiversidad por ser el aromático que mejor manejo sustentable ofreció. Estos galardones no son obra de la casualidad, sino de una visión clara de crecimiento y empoderamiento para sus caficultoras, buena parte de ellas de origen indígena tzotzil.

Silvia, con su toque emprendedor ha dado un gran empuje a las mujeres chiapanecas dentro de su agrupación, en un mercado históricamente dominado por hombres, en el que reconoce no ha sido nada fácil “colocarse” como una voz a escuchar; su historia es similar a otras féminas de éxito, ha sido un constante “picar piedra”, por lo que vive en un reto permanente de capacitación y profesionalización en su actividad, con lo que se ha ganado el respeto de sus colegas más experimentados.

Así que Silvia nos comparte en entrevista exclusiva, su orgullo de ser oriunda del campo y particularmente del mundo del café, lo que considera su gran bendición.

“Desde niña recuerdo ir a la parcela con mi papá, cortar café, correr sobre el campo y saltar sobre los costales de café con mis hermanos; ahí fue el inicio, que al paso del tiempo se transformó en mi pasión de vida con un claro objetivo, valorar el esfuerzo diario de todos los socios de esta organización, pues hoy comparto esta primicia con los hijos y las nuevas generaciones de la organización, en la que buscamos relevar a los nuestros y continuar con este legado” comenta Herrera.

Para la también Licenciada en Negocios Internacionales y futura Maestra en Gestión de Empresas de Economía Social, aplicar sus conocimientos de dichas materias en la gestión operativa de la organización agrícola ha traído múltiples beneficios, pero también se involucra en otras aristas de corte técnico como el desarrollo del perfil de taza de la marca comercial del grupo, BioCafé, que sea el preferido por el consumidor y por ello, es Catadora Q Grader certificada por el Coffee Quality Institute (CQI).

“Este proceso me ha llevado a querer saber de todo, pues las lecciones en el mundo del café son infinitas. Sigo capacitándome pues me gustaría implementar dentro de la gerencia nuevas estrategias, tendencias y rutas de comercialización, con el fin de revitalizar los primeros treinta años de esta organización, y sobre todo darles a nuestros socios lo que es suyo, lo que se merecen y lo que valen”, afirma Herrera entusiasmada.

Silvia Carolina explica que del total de producción de la organización –exclusivamente cafés de especialidad–, el 80 por ciento se exporta al extranjero, pero su intención más cercana es apostarle al mercado nacional: “No nos cansaremos de decir que nuestra organización no vendemos ‘basura’ y tampoco lo que no pudimos exportar, vendemos cafés especiales de alta calidad también a nivel nacional y esto es un reto, no para nuestra competencia, sino para la Unión de Ejidos y Comunidades San Fernando, quien asume este reto diariamente”.

En la mirada de Silvia se advierte su admiración por sus socias cafeticultoras, a las que no separa de la ecuación “premio” y les otorga su crédito por los logros alcanzados: “El éxito colectivo es mi mejor recompensa. Saber que yo sola no podría llegar hasta aquí, hoy más que nunca necesitamos estar unidos para llegar juntos más lejos. A mí me gusta pensar en esto, y el café implica trabajo en conjunto y sobre todo mucho amor, pues el campo es noble y sabe dar grandes cosas, como diría mi papá amor con amor se paga”, expresó.

Ahora bien, Silvia además de ser toda una profesional, se da el tiempo para convivir con sus amigos con quien gusta salir a cenar, así como dedicarle tiempo a su familia y a pasear con su mascota; tiene muy claro lo importante de vivir el “aquí y ahora”.

“Disfrutar el camino es lo mejor que te puede pasar, muchos piensan que cuando termine la pandemia podrán hacer tal cosa, o cuando tengan el trabajo ideal, o ir a tal país serán felices. Para mí es disfrutar el hoy desde la situación que vivas, es el gran reto que te llevará a obtener mejores resultados y este es mi propósito, disfrutar lo que hoy tengo y soñar en lo que quiero alcanzar, y no podría hacerlo sin mi soporte que es mi familia; gracias a ellos y a mi organización, mi pasión crece cada día más y mi amor al café mexicano”, finalizó Silvia Herrera.