Hidalgo urge crear su propio instituto del café

Oscar A. Galeana Sánchez

Desde que a mediados de febrero pasado se habló de instaurar el Instituto Hidalguense del Café entre los legisladores estatales, se espera se detone la actividad de manera integral con otros esfuerzos aislados como el corredor turístico comercial denominado Ruta del Café y la Feria estatal del Café en Pachuca.

Para los productores hidalguenses es urgente generar el organismo que regule las políticas públicas en torno al café, ya que actualmente los apoyos llegan a cuentagotas a los 22 municipios que se dedican a esta actividad.

Desde que a mediados de febrero pasado se habló de instaurar el Instituto Hidalguense del Café entre los legisladores estatales, se espera se detone la actividad de manera integral con otros esfuerzos aislados como el corredor turístico comercial denominado Ruta del Café y la Feria estatal del Café en Pachuca.

Como se recordará, en mayo de 2021 el gobernador Omar Fayad Meneses publicó el decreto para desaparecer el Consejo Hidalguense del Café, creado en julio de 1994, al considerar que no cumplió con su labor de promover y posicionar al aromático de la entidad como de los más conocidos y de mayor consumo al menos en el propio estado, así como mejorar su productividad, calidad y la prosperidad de lo agricultores locales. Desde entonces, es la Secretaría de agricultura estatal la encargada de la política cafeticultora del estado, pero recientemente diversos legisladores han reactivado la posibilidad de crear otro organismo completamente independiente y autónomo que colabore en el empoderamiento de la actividad tanto a nivel local como nacional, así como para garantizar su exportación. 

En ese sentido, como lo difundimos recientemente, el diputado local del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Miguel Ángel Martínez Gómez, presentó una iniciativa para crear el Instituto Hidalguense del Café, como un organismo descentralizado de la administración estatal y en la que plantea que este organismo desarrolle, promueva y fomente la caficultura hidalguense por medio de políticas y programas que detonen y modernice la producción, a la par que se eleva su calidad en taza y volverlo competitivo tanto en el mercado local, nacional e internacional.

La región cafetalera de Hidalgo cuenta con condiciones de suelos fértiles y clima idóneo para ofrecer café de altura de especialidad, que sin embargo en las últimas décadas ha sido dejado de lado por los gobiernos locales y federal, al grado que poca gente en la República reconoce a esta entidad como una de las 14 productoras del aromático azteca; pese a ello, de acuerdo a números de la Secretaría de Desarrollo Rural (SADER), ocupa el sexto lugar nacional con casi 29 mil 300 toneladas (año 2020).

Algunas de las zonas cafeticultoras más importantes en la entidad son la región Otomí-Tepehua, la Huasteca, la Sierra Gorda y Sierra Alta; algunos municipios que conforman el corredor del café son Huejutla, Huehuetla, Tlanchinol, Tenango de Doria, San Bartolo Tutotepec, Chapulhuacán, Pisaflores, La Misión, Tlahuiltepa, Agua Blanca, Calnali, Tepehuacán de Guerrero, Lolotla, Tianguistengo, Molango, Zacualtipán, Xochicoatlán, Yahualica, Atlapexco, Huazalingo, Xochiatipan y Jaltocán.