Betty Hernández Escárcega, comprometida con el empoderamiento femenino en el café

El Mundo del Café Revista

La vocal de la Alianza de Mujeres en Café capitulo México y representante de la Alianza de Mujeres Cafetaleras de Tlaola, Sierra Norte de Puebla, aunque reconoce avances, considera aún falta mucho para que las mujeres cafeticultoras tengan el lugar que merecen.

En el marco del evento La Nación del Café en el Senado; donde se instituyó el 1 de abril como el Día del Profesional del Café Mexicano, en el que a expresión del senador Ricardo Monreal, impulsor de la iniciativa junto con Manuel García Estrada, engloba a todos los integrantes de la cadena, desde el productor hasta el barista, tostador y catador, diversos cafeticultores de Veracruz, Chiapas, Puebla y Aguascalientes acudieron a mostrar sus mejores cosechas a legisladores y amantes de la bebida, en medio de ponencias, debates y degustación.

Ahí saludamos a Betty Hernández Escárcega, vocal  de la Alianza de Mujeres en Café capitulo México, y representante de la Alianza de Mujeres Cafetaleras de Tlaola, Sierra Norte de Puebla, quien nos comentó su sentir sobre la conmemoración al aromático azteca en el Senado: “Todo lo que se haga para promover el consumo del café mexicano de especialidad es importante. Siento que lo que se instituye el 1 de abril puede ayudar a cerrar la brecha entre productor y consumidor final, porque es fundamental darle su importancia a cada eslabón de la cadena de valor; no creo en esta confrontación sobre porqué sólo se habla de baristas, catadores y tostadores, pues ellos son la cara de toda la trazabilidad ante el consumidor y son quienes les informan todo el proceso desde quien lo siembra hasta quien lo prepara. Al final, si el café se tuesta de más o se prepara mal, de nada sirvió todo lo hecho antes de llegar a la taza, por eso me gusta que este día se promueva todos los integrantes del café, desde productor hasta barista”.

A propósito de valorar cada integrante del sector; ¿cómo va el empoderamiento femenino en el sector, donde ella junto con muchas compañeras más trabajan día a día para lograr el reconocimiento de la industria? Si bien Betty reconoce avances, aún está lejos de alcanzar un punto de equilibrio entre hombres y mujeres.

“Creo hemos tenido un buen comienzo y ha crecido el tema de inclusión de la mujer en el café,  pero aún falta mucho. Cierto que en las políticas, el trabajo en el campo y sus procesos ya existe esa visión femenina, pero el desafío es pasar ahora de la teoría a ponerlo en práctica. El esfuerzo de las mujeres en la industria no sólo se limita a su fuerza laboral, sino que también combaten la pobreza en sus comunidades; esto es importante reconocerlo, porque en esta industria, vamos hasta la base, las productoras dan la materia prima con calidad y mucha pasión y colaboran a que crezca la industria”, sostuvo Hernández Escárcega.

Betty habla desde la experiencia de sus comunidades en Xicotepec de Juárez, Puebla; ante la migración de los hombres a Estados Unidos en busca de una mejor calidad de vida, y con los jóvenes en busca de su futuro lejos de las fincas, son las mujeres las que toman las riendas de los cafetales, sin abandonar sus responsabilidades como jefas del hogar; cuidan y educan a sus hijos con base en el esfuerzo y amor al cultivo, que se verá reflejado en la sociedad en el mediano plazo con generaciones respetuosas de su entorno, ecosistema y cultivo; es simple: sin ese sentir, no se puede amar al café.

“Fíjate ahora que pasó marzo con la conmemoración del día de la mujer, me gustó que se recordó el esfuerzo y la manera de hacer visible nuestra participación en el café y que, además de ver nuestro impacto en la industria, se reconozca; es un esfuerzo día con día, de pelear por tirar esa ideología y ese techo de cristal de nuestros compañeros hombres en nuestras comunidades, que a veces creen que no somos capaces de producir buen café y, por el contrario, vean nuestra aportación, se le aprecie y nos den la razón”, agregó la productora y dirigente.

Por cierto, el International Women’s Coffee Alliance (IWCA)  capítulo México, recién reeligió a la actual mesa directiva, por lo que Betty continuará como vocal del organismo un ciclo más; por ende, mantiene su compromiso no solo en brindar asesoría técnica a las mujeres cafetaleras, sino trabajar en una labor vinculante, que a la par se desarrollen como personas, con valores personales, en administración e incluso el manejo de la paz en su comunidad, algo fundamental para generar impacto positivo en el sector. Ejemplo de lo anterior es el apoyo que el organismo brindó al taller de formación de salud y seguridad de las productoras de café, en la Sierra Norte de Puebla, donde 17 micro cafeticultoras de la región se certificaron en dichos temas y a su vez, replicaron lo aprendido en sus comunidades.

Sobre este asunto, Betty advirtió un punto a considerar de las mujeres cafetaleras: tener que trabajar con equipos diseñados para hombres: “Es algo que suele no verse, tener que lidiar con herramientas que no están adaptados a su estructura. Por fortuna, me da gusto compartirles que ya existe un equipo especial desarrollado por la compañía brasileña Guarany, con base en una investigación de la Organización Internacional del Trabajo con l fin de prevenir problemas de salud en las féminas, y estos ya se pueden conseguir en México pues soy su representante para nuestro país, lo que es muy importante saber que pueden contar con un equipamiento diseñado para nosotras y así rendir mucho más”.

En resumen, falta mucho camino por recorrer, pero ya se camina en ello. Betty Hernández más allá de una reconocida líder de sus compañeras, es una productora que busca el reconocimiento a su esfuerzo y por ello, su sentir es de confiar que pronto ya tengan un mejor panorama al que se vive actualmente en el café mexicano de especialidad.

“En mi estado, Puebla, vamos bien, cuenta con políticas que apoyan el rescate del café de la entidad, nos dan capacitación, infraestructura e insumos, sin embargo nos seguimos quedando cortos; la superficie cultivada es poca respecto a todo el potencial de la región y falta recuperar la producción total, pese a que somos terceros productores del país. Nuestra calidad es reconocida en nuestro país y el extranjero y su demanda y consumo va en aumento lo cual no es de ahorita, recuerdo de niña que mi papá exportaba con esa calidad y que se perdió con el tiempo. Ahora, con este impulso para el rescate a la cafeticultura poblana mejora el panorama y que el Senado implemente el Día del Profesional del Café para todos los eslabones de la cadena de valor, se da un gran paso para la promoción y consumo, es algo que se necesita, pero falta mucho por hacer por la mujer en el café” insistió.

Betty Hernández invita a los lectores a visibilizar la labor de las mujeres cafeticultoras de México; como muestra, los cafés de Xicotepec de Juárez, Puebla: “Contáctenos a nuestro teléfono, 775 784 9773. Producimos café cien por ciento de mujeres comprometidas con la calidad, con la que competimos en concursos como el de Café Orgullo Puebla y Taza de Excelencia; aunque seamos pequeñas productoras, tenemos la trazabilidad y les acompañamos desde el cultivo hasta el tueste. Ahora trabajamos en una nueva imagen que en breve les mostraremos y quiero agradecer a El Mundo del Café el apoyo y espacio que nos dan, considero muy importante que divulguen el esfuerzo de estas mujeres para que los consumidores nos conozcan y aprecien en su taza”.