Fundamental resguardar el café en óptimas condiciones: Oswaldo de la Cruz Muñoz

Oscar A. Galeana Sánchez

El Gerente de Calidad de la Unión de Ejidos y Comunidades San Fernando, tiene a su cargo cerca de 30 mil quintales de café pergamino al año; él es el primer filtro de calidad en la cadena.

Parte esencial de toda la cadena de suministro de la Unión de Ejidos y Comunidades San Fernando es la recepción, almacenaje y control de calidad de todos los granos que sus integrantes proporcionan para su posterior comercialización; es preciso cuidar todos los detalles y tener debidamente registrado cada café que ingresa al amplio almacén para garantizar que no perderán sus propiedades al paso del tiempo e identificar los lotes que tengan algún defecto. Esa labor corre a cargo de Oswaldo De La Cruz Muñoz, el gerente de Calidad de la agrupación.

Oswaldo no deja de sonreír y su rostro refleja la satisfacción de lo “bien hecho”; en su área sabe que depende de sus decisiones garantizar la calidad del café de las comunidades se mantenga intacto durante el tiempo de resguardo hasta su venta al extranjero o al mercado doméstico y así lo expresa: “Tengo más de 24 años asociado a la Unión y controlo todo lo que tiene que ver con el acopio de la producción de la agrupación y mantener la calidad en bodega, desde cómo llegan los lotes, cómo se almacena y al recibir el grano en pergamino, checo la humedad, mancha, colores y defectos. Todo esto lo anoto para comunicarlo a los productores y sepan cuáles de sus lotes llegaron bien y cuales deben checar para corregir sus fallas”.

Oswaldo es el primer filtro de calidad de las cosechas, ya que revisa todas y cada una de las cargas que llegan al almacén, ya que sabe que de esta parte depende en buena medida garantizar el sabor y las propiedades del café a los compradores. Además, anota todos los detalles de cada carga con el fin de brindar recomendaciones apoyado en la asistencia técnica, para indicarle al caficultor cuales son los defectos encontrados, por lo que maneja un padrón de todos los asociados con todos sus datos; así ubica perfectamente la carga recibida por altura, comunidad, variedad, en fin, todo debidamente registrado.

“Aquí en la bodega se acomodan los cafés por altura de origen; resguardamos en promedio unos 30 mil quintales de café pergamino al año, todos bien registrados y conforme la demanda comercial los pide, se va maquilando el café. Por lo mismo, mantenemos la bodega bien limpia, libre de químicos y con la temperatura y humedad ideal para su resguardo. Como requisito, para recibir el café debe tener una humedad entre 10.5 a 11.5 por ciento, para no tener problemas y en promedio mantenemos la carga hasta seis meses pero, con la constante venta sobre todo al extranjero, no duran tanto tiempo en bodega” explica Oswaldo.

Esta labor le representa a Oswaldo mucho orgullo y satisfacción pues sabe que él es el primer filtro de alto performance en el café que la Unión ofrece al mercado, hecho que le alegra: “Como productor me siento feliz de pertenecer a esta organización. Considero un triunfo que en los años que llevo aquí  hemos sido reconocidos por el sector, como este año con Taza de Excelencia. Y como productor de Chiapas, me enorgullece que digan que la calidad de nuestro café es excelente y sea reconocido alrededor del mundo”.