CAFECO, aroma, sabor e identidad de la sierra guerrerense. 

Oscar A. Galeana Sánchez

La marca ofrece lo mejor de los naturales de Atoyac de Álvarez y por ello se hicieron presente en la Cumbre Latinoamericana del Café 2022. 

PUEBLA. – En el marco de la Cumbre Latinoamericana del Café 2022 charlamos con Raúl Galeana, asistente de la dirección general de Café Cobre Industrial Atoyac (CAFECO), cafetalera ubicada en Atoyac de Álvarez, Guerrero, quien nos explica un poco la actividad de esta marca con casi medio siglo de existencia en el mercado, con una vasta oferta de cafés naturales guerrerenses. 

“Tenemos presencia en Guerrero desde la década del 40 del siglo pasado, a través de mi abuelo, Raúl Galeana, quién es muy reconocido en la entidad, así que somos tercera generación al mando de la compañía. En principio, sólo nos dedicábamos a la compra y venta de café en la época del presidente Lázaro Cárdenas y conforme le fue bien a CAFECO, nos convertimos en poco tiempo también en un beneficio; todo ese crecimiento ahora nos toca a los nietos y bisnietos preservar», comenta Galeana. 

CAFECO produce y vende café oro lavado y natural de Guerrero; en el caso de éstos últimos, se les conoce popularmente como los originales de Atoyac de Álvarez, la región cafetalera por excelencia que le ha dado prestigio al estado desde hace mucho tiempo; no obstante, Raúl advierte que la popularidad de este grano ha ido en aumento desde la última década gracias a que los consumidores lo buscan mucho: “La gente lo va descubriendo y apreciando, sobre todo aquellos que no son expertos en café, pero disfrutan esta bebida”, apuntó. 

A decir de Raúl, en buena medida CAFECO se ha enfocado principalmente en la proveeduría industrial y para ello deben cumplir diversos estándares de calidad bien parametrizados, por lo que quizá la marca da la impresión de sólo surtir dicho segmento, sin embargo, ahora tramitan diferentes certificaciones puesto que su intención es acercarse a los mercados diferenciados, con prioridad en el de naturales, que son su especialidad. 

Galeana destacó que son una empresa cien por ciento mexicana y la experiencia de más de cuatro décadas en el sector, además de granjearles un lugar de privilegio entre los amantes del aromático guerrerense, los ha llevado a generar sinergias con los productores de esta zona montañosa y por ello, han desarrollado apoyos e impulsan el desarrollo socioeconómico de dichas comunidades de amplia población indígena: “Tenemos programas de capacitación, asistencia técnica, rejuvenecimiento de huertas, pues se trata de que mejoren su calidad y la productividad en sus cosechas” 

Por cierto, a propósito, del tema común en los pasillos de la cumbre –la baja de los precios internacionales del café–, para el representante de CAFECO hay que estar muy alertas del comportamiento del mercado en los próximos meses: “En este entorno tan cambiante y de retos, con la amenaza de la caída de los precios y el cambio climático, debemos ser innovadores para seguir siendo competitivos; cierto es que el café, al considerarse un commoditie, tiene un precio tan volátil, por ello es importante que tengamos relaciones comerciales consolidadas que nos beneficien de manera mutua y de esa manera minimizar las posibles afectaciones”. 

CAFECO no tiene redes sociales, pero en su portal web: www.cafeco.mx y en el e-mail: raul.galeana@cafeco.mx están a disposición de quienes se interesen por su oferta de cafés guerrerenses. Raúl Galeana asegura, el café es reflejo de la identidad de su estado y en particular, de la gente de Atoyac de Álvarez: “El café no solo es una herramienta comercial para recibir ingresos y su manutención, sino que representan una manera de visualizar las tradiciones y valores de los productores de la montaña, comunidades predominantemente indígenas y que poseen una vocación de cuidado a la naturaleza y trabajo comunitario, que nosotros valoramos, respetamos y procuramos alinearnos con ellos, muestra de que los guerrerenses somos bravos y cafetaleros de cepa”.