Humedad beneficiará cosecha de café en sierra de Veracruz

Oscar A. Galeana Sánchez

Productores y empresarios locales esperan obtener en la zona de Zongolica y sus alrededores, cerca de 30 millones de quintales, de los cuales la mitad irá a exportación y el resto al consumo nacional. Para las zonas más altas de la entidad, la cosecha empezará hasta enero y febrero de 2024.

Humedad beneficiará cosecha de café en sierra de Veracruz

Según los informes con los que cuentan los agricultores, pese a que las granizadas afectaron una parte de los cultivos en Zongolica, se lograron recuperar para alcanzar la cifra señalada, de la cual, la mitad será destinada a la exportación y la otra mitad para el consumo interno; cabe señalar que según los datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural federal (SADER), sobre el ciclo productivo 2022-23, emitido en febrero de este año, Veracruz por un sólo dígito ahora es tercera productora nacional del aromático (106 mil 846 toneladas), con el 29 por ciento del total nacional, sólo por detrás de Chiapas, con 111 mil 528 tons. (30.3 por ciento) y Puebla, con 106 mil 992 tons. (29.1 por ciento).

Acorde a lo que empresarios cafetaleros de la entidad, la actual temporada de cosecha con que inicia el ciclo 2023-24, será buena para los productores gracias a la humedad derivada de la fuerte temporada de lluvias que vivió el estado, lo que permitió que los cafetales tuvieran alta floración; de hecho, en la zona baja de la sierra en la que se engloba a Huatusco, Córdoba, Omealca y Tezonapa, ya se cortan los primeros cerezos, mientras que las partes más altas y de clima muy frío, empezarán hasta enero y febrero de 2024.

Asimismo, aseguraron que por fortuna, en esta temporada no han tenido afectaciones importantes por enfermedades como la roya, no obstante para prevenir tales problemas, han cuidado los plantíos al usar insecticidas orgánicos cuyos compuestos son de origen natural, para de esa manera no afectar el sabor del grano y se cumplan con las certificaciones ambientales que exige el mercado.

Sin embargo, para los empresarios el problema persistente en el sector son los compradores externos, quienes no pagan al momento de la cosecha y a lo sumo, suelen liquidar sólo la mitad del total adquirido y tardan en saldar el resto del pago. Por lo regular, esos cafés van a Europa  y Estados Unidos, por lo que los productores a veces prefieren comercializar con los adquisidores nacionales que tazan a menor precio el grano, pero el precio lo liquidan al momento. Asimismo, consideran que se requiere aumentar el consumo interno en nuestro país para que se eleven los precios, ya que a diferencia de los mercados extranjeros que suelen tener épocas de frío muy intensas, en México paradójicamente no se consume tanto café en invierno.