Producción mundial de café aumentará 5.8 % en el ciclo 23/24: OIC

Oscar A. Galeana Sánchez

«La Organización Internacional del Café (OIC) proyecta un incremento del 5.8% en la producción mundial de café durante el ciclo 2023-2024, alcanzando los 178 millones de sacos de 60 kilogramos. Este aumento se distribuirá con un estimado de 102.2 millones de sacos para Arábica y 75.8 millones para Robusta, superando los 168.2 millones de sacos registrados en el ciclo anterior.

Según el informe de Perspectivas del Café de diciembre de 2023 de la OIC, se anticipa un crecimiento del consumo global en un 2.2%, llegando a 177 millones de sacos. Como resultado, se prevé un superávit de 1 millón de sacos en el mercado cafetero durante el ciclo 2023-2024.

Las expectativas de crecimiento en la producción son lideradas por África, con un destacado aumento del 12.1%, mientras que Sudamérica, con la participación de Brasil y Colombia, contribuirá con 89.3 millones de sacos, un incremento del 9.8%. Asia y Oceanía aportarán 49.9 millones de sacos, con un margen positivo marginal del 0.3%. En contraste, la región de Centroamérica, el Caribe y México experimentará una disminución del 2.5%, contribuyendo con 18.7 millones de sacos.

El informe destaca la influencia de la producción bienal en pronósticos, especialmente para Brasil y los granos Arábica, mientras enfrentan el impacto de la helada de julio de 2021. Se prevé que el año cafetero 2023/24 sea excepcional, mostrando características de un año de cosecha alta. Condiciones meteorológicas adversas afectarán negativamente las perspectivas, con el fenómeno El Niño proyectado para perturbar las condiciones en Asia, especialmente en Indonesia, mientras se espera que Vietnam se beneficie de un clima más seco y cálido.

Los países no productores se perfilan como los principales contribuyentes al aumento global. A pesar de las expectativas positivas para el ciclo 2022-2023, el consumo mundial de café experimentó una disminución del 2%, alcanzando los 173.1 millones de sacos, influido por factores como el alto costo de vida, la caída de los ingresos y una larga duración de las existencias.

La OIC prevé que el consumo global de café aumentará, pero los impactos económicos se mitigarán mediante cambios en los patrones de consumo, con un posible traslado hacia opciones más económicas. Estos impactos no solo afectan el consumo, sino que también se reflejan en otros aspectos del mercado cafetero.»